Consumir chocolate, hará que nos mejore el humor, y aumentará nuestro deseo sexual. Sus antioxidantes nos protegen el corazón, reducen la presión arterial, mejoran la elasticidad de los vasos, y reducen el riesgo de infartos y/o ictus.

Mejora la sensibilidad a la insulina, pero siempre que la consumamos lo más pura posible.

El cacao aumenta los niveles cerebrales de la serotonina, la sustancia química que segrega nuestro cerebro, que nos hace sentir muy bien: «la hormona de la felicidad». Nos ayudar a mejorar la memoria, a aumentar nuestra inmunidad, y nos da mucha energía.

Tomar el chocolate con moderación y fuera de las comidas, es la mejor manera de aprovechar sus beneficios y evitar la mayoría de las contraindicaciones.

BENEFICIOS DEL CACAO Y EL CHOCOLATE

El cacao contiene más sustancias antioxidantes y más concentradas que cualquier otro alimento mítico como el té verde, el vino tinto o los arándanos. En el cacao se han localizado más de ochocientas sustancias diferentes, algunas de ellas con efectos antiinflamatorios, antialérgicos, anticancerígenos, antivirales, antidepresivos y analgésicos.

Nos aporta, ácido fólico (vitamina B9) y vitaminas B3 y B6. Estas vitaminas son inestables con la temperatura, y por tanto, si hemos sometido el cacao a temperaturas altas se pierden parcialmente.

El cacao contiene cantidades considerables de teobromina, un alcaloide similar a la cafeína de menor efecto estimulante sobre el sistema nervioso pero muy eficaz sobre los riñones, los músculos y el corazón.

El efecto estimulante, el gusto por las cosas dulces, y el hábito social, son los factores del éxito del cacao en todas sus formas comerciales: chocolates, bombones, en polvo, etc.

Deberíamos consumir en la medida de lo posible, chocolate de alto contenido en cacao (70% o más), que contenga poco o nada de azúcar y de producción ecológica.

EFECTOS NEGATIVOS DEL CACAO Y EL CHOCOLATE

Puede ser excesivamente excitante en niños y personas mayores.

Tenga en cuenta que en dietas de control de peso, no adelgaza, ni ayuda a luchar contra la obesidad.

El cacao es un producto muy concentrado, que contiene una cantidad elevada de grasas saturadas y con un efecto de sobrecarga hepática. Por lo tanto, si queremos tener nuestro hígado descongestionado es preferible ser moderados en su consumo.

La mayor parte de las propiedades del cacao son prácticamente inexistentes en el chocolate convencional, sobre todo porque el azúcar añadido contrarresta todos los posibles efectos beneficiosos sobre la salud, y también lo hace la leche, si lleva, y la relación de aditivos permitidos pero no por ello saludables.

CUAL ES EL MEJOR CHOCOLATE QUE PODEMOS COMER?

Chocolate con contenido elevado en cacao, mínimo un 70% y poco contenido en azúcares.

Chocolate o cacao de cultivo ecológico. En el cultivo del cacao convencional se utilizan pesticidas potentes. La única manera de estar seguros de que la forma de producción está controlada y libre de estos tóxicos es adquiriendo chocolate o cacao de producción ecológica certificada.

En el chocolate ecológico, toda la grasa debe ser manteca de cacao. En cambio, en la producción de chocolate convencional es habitual utilizar mantequilla refinada, que puede contener grasas trans, muy poco saludables para el organismo.

Chocolate producida en crudo. Si queremos asegurarnos el máximo contenido en antioxidantes, busque o solicite en su tienda que tengan chocolate crudo (en algunos casos distinguida con el anglicismo raw).

EL ÁRBOL DEL CACAO

El árbol del cacao vive en las zonas tropicales, le gusta estar a la sombra y es de hoja perenne. Los frutos tienen forma de calabacín alargado que, una vez va madurando, se vuelve de color rojo o amarillo púrpura y pesa poco menos de medio kilo. Cuando es bien maduro tiene un tamaño de 15-20 cm de largo y de 10-12 de ancho.

Tiene un pericarpio rugoso de casi 4 cm de espesor., Y dentro hay una pulpa rosada, viscosa, dulce y comestible que contiene las semillas en un número de 20 a 40. Estas semillas son grandes, ovoides, aplanadas, de color chocolate y de 2-3 cm de largo y 1-1,5 de ancho, y están acomodadas en filas al enrejado que forma la pulpa.

El árbol del cacao puede llegar a medir entre 6 y 10 metros, pero cuando se cultiva su altura está entre 2 y 3 metros. Cada árbol da normalmente entre 10 y 15 frutos. El cacao es un árbol originario de los bosques tropicales de América Central y de los ecuatoriales de América del Sur. Se cultiva en el oeste de África (sólo Costa de Marfil produce un 38% de la producción mundial) y Ghana un 12%. El árbol del cacao se cultiva también en Brasil y en cantidades crecientes en el Sudeste Asiático (Indonesia y Malasia).

El cacao que se utiliza para hacer el chocolate procede de las semillas tostadas de un árbol tropical de origen americano, que los indígenas consumían en forma de infusión, y de intenso sabor amargo (chocolalt – choco de cacao y el alto de agua). Los europeos, poco amigos de este sabor lo mezclaron con azúcar y más tarde con leche para obtener lo que hoy conocemos como chocolate.

Si no quieres perderte ninguno de nuestros saludables artículos, suscríbete a nuestro boletín: